Y tú... ¿qué eliges?

Responsabilidad es la capacidad de sentirse obligado a dar una respuesta o a cumplir una misión sin ninguna presión externa. Por tanto, el que adquiere una responsabilidad, siempre deber responder de alguna cosa ante alguien, y responsable es aquella persona que está capacitada para dar razón de sus actos.

Y tú... ¿qué eliges?

Responsabilidad es la capacidad de sentirse obligado a dar una respuesta o a cumplir una misión sin ninguna presión externa. Por tanto, el que adquiere una responsabilidad, siempre deber responder de alguna cosa ante alguien, y responsable es aquella persona que está capacitada para dar razón de sus actos.

Ayudamos a los niños y jóvenes a descubrir el sentido del esfuerzo, del deber, la asunción del trabajo como enriquecimiento de la propia persona y como aportación valiosa a la sociedad. Les invitamos a tomar decisiones coherentes con sus valores y creencias, conscientes de sus obligaciones y de las consecuencias que de ellas se derivan. En la Obra Educativa La Salle encuentran oportunidades para ejercer su RESPONSABILIDAD: fidelidad a la palabra dada, exigencia y rigor en el trabajo personal, participación en la vida escolar, cooperación a favor del buen clima en la Obra Educativa, desarrollo de hábitos de orden y puntualidad

Ayudamos a los niños y jóvenes a descubrir el sentido del esfuerzo, del deber, la asunción del trabajo como enriquecimiento de la propia persona y como aportación valiosa a la sociedad. Les invitamos a tomar decisiones coherentes con sus valores y creencias, conscientes de sus obligaciones y de las consecuencias que de ellas se derivan. En la Obra Educativa La Salle encuentran oportunidades para ejercer su RESPONSABILIDAD: fidelidad a la palabra dada, exigencia y rigor en el trabajo personal, participación en la vida escolar, cooperación a favor del buen clima en la Obra Educativa, desarrollo de hábitos de orden y puntualidad.

El cartel presenta el núcleo del lema del curso que viene: la responsabilidad. Se trata de provocar en la comunidad educativa el descubrimiento y la oportunidad que la vida nos ofrece de elegir cómo llenarnos o vaciarnos, de vivir abiertos o ensimismados, y como dicho descubrimiento llena nuestro interior. No se trata de una responsabilidad moralista, que nos lleve a escoger entre el bien y el mal, se trata de descubrirnos en la libertad compartida. Ser persona es eso. En los escritos de La Salle, aparecen frecuentemente palabras como fidelidad, perseverancia, exigencia. Para el Fundador, esta exigencia basada en valores profundos, los del Evangelio, era inherente a su vida y siempre huyó de una superficialidad que decayera poco a poco en negligencia.

Vivir como él vivió, de compromiso en compromiso, nos lleva a descubrir que hemos de ser conscientes que nos necesitamos unos a otros y que los valores han de ser comunitarios. En este camino (no siempre fácil), tenemos una responsabilidad creativa: la humanidad es creada creadora y lo hace desde el contexto bíblico que entiende la libertad como asunción del propio destino, dando razón también de un destino comunitario. Somos responsables cuando nos transformamos en vigías de todo aquello que “sobrevive” en los márgenes de la sociedad.

El cartel presenta el núcleo del lema del curso que viene: la responsabilidad. Se trata de provocar en la comunidad educativa el descubrimiento y la oportunidad que la vida nos ofrece de elegir cómo llenarnos o vaciarnos, de vivir abiertos o ensimismados, y como dicho descubrimiento llena nuestro interior. No se trata de una responsabilidad moralista, que nos lleve a escoger entre el bien y el mal, se trata de descubrirnos en la libertad compartida. Ser persona es eso. En los escritos de La Salle, aparecen frecuentemente palabras como fidelidad, perseverancia, exigencia. Para el Fundador, esta exigencia basada en valores profundos, los del Evangelio, era inherente a su vida y siempre huyó de una superficialidad que decayera poco a poco en negligencia.

Vivir como él vivió, de compromiso en compromiso, nos lleva a descubrir que hemos de ser conscientes que nos necesitamos unos a otros y que los valores han de ser comunitarios. En este camino (no siempre fácil), tenemos una responsabilidad creativa: la humanidad es creada creadora y lo hace desde el contexto bíblico que entiende la libertad como asunción del propio destino, dando razón también de un destino comunitario. Somos responsables cuando nos transformamos en vigías de todo aquello que “sobrevive” en los márgenes de la sociedad.

Logo_Vectorizado_La_Salle