Discernir el futuro juntos: III Capítulo del Distrito ARLEP

Discernir el futuro juntos: III Capítulo del Distrito ARLEP

Ha comenzado esta segunda jornada del III Capítulo del Distrito ARLEP en Llíria con unas palabras del Hermano Visitador, José Román Pérez, en las que pedía a los asistentes y capitulares que lanzaran una mirada de Fe sobre nuestra realidad, historia y momento vital y, desde esta mirada, discernir un futuro para todos los Hermanos, Asociados y Comunidades. Para llevar a buen fin esta tarea todos los presentes han pedido al Señor que nos ilumine y que sea la luz de este viaje.

Así ha dado comienzo esta segunda jornada de esta primera sesión del III Capítulo del Distrito ARLEP que continuará en julio.

En el inicio de esta sesión se ha comenzado explicando la dinámica de trabajo que descansa sobre dos ejes fundamentales: líneas-fuerza del Capítulo y desafíos concretos a consensuar por todos los presentes. En una segunda parte, se explica, se unificarán esos desafíos y se compondrán los proyectos a través de esos desafíos. Al comenzar se hace hincapié en que hay que tener claro las líneas-fuerza y los desafíos.

Así pues, el Hermano Jorge Sierra explica qué es un desafío y qué es una línea-fuerza. 

De esta manera las líneas-fuerza vendrían a ser los ejes de nuestro trabajo, los hilos imprescindibles para tener nuestros proyectos; elementos irrenunciables. Los temas que nos preocupan.

Los desafíos quedarían definidos como situaciones o ámbitos propios, cómo nosotros respondemos y que afecten a nuestra realidad individual, como comunidad o como distrito y que requieren una respuesta concreta, directa, realizable y evaluable. Cada grupo de trabajo plantea un máximo de tres desafíos a los que responder.

Una vez explicado la forma de actuar los equipos de trabajo (recordamos: catorce equipos cooperativos compuestos por cuatro o cinco miembros) han empezado a actuar y, al terminar el tiempo destinado a todos estos planteamientos, han respondido con una batería de líneas-fuerza que iban desde un marco estatutario adecuado, pasando por la apertura de las comunidades a los jóvenes, la dinamización de las comunidades lasalianas, descubrir nuevos campos de trabajo para Hermanos y Asociado, la reestructuración de las zonas comunitarias y comunidades, la viabilidad económica de la red de comunidades, la atención personal y comunitaria a Hermanos y Asociados, elevar la calidad de nuestra fraternidad, recuperar la dimensión profética de la vida religiosa… en fin, un inmenso trabajo sobre temas muy diferentes sobre los que se ha planteado ocuparse y dar respuestas.

Sobre estas líneas-fuerza ha habido después un espacio para las opiniones en las que hay que destacar que se ha subrayado mucho el tema vocacional, la manera de buscar cómo resaltar el camino personal y profundizar en el tema intercongregacional. A muchos capitulares también le preocupa la ayuda a los lasalianos que estén pasando momentos de dificultad. 

Tras la exposición de las líneas-fuerza se ha pasado al trabajo de los desafíos. A los grupos se les ha pedido un máximo de tres desafíos a los que responder. Con lo cual han salido 41 desafíos que el equipo coordinador del Capítulo ha englobado en cinco desafíos y que, tras, un debate asambleario y una votación han quedado definitivamente en seis. Estos desafíos son los siguientes: 

  • Tener comunidades lasalianas vivas. 
  • Dotarnos de una estructura adecuada. 
  • Cultivo, cuidado y promoción de la Vocación Lasaliana. 
  • Cuidado de las Personas. 
  • Dimensión profética de nuestra vida. 
  • Gestión jurídica y económica. 

Todos los desafíos han sido aprobados y los capitulares, mediante votación electrónica, han ido asignándose a cuál de ellos incorporarse para trabajar.

Ya en la última sesión plenaria de la tarde, tras el trabajo que han ido realizando los diferentes equipos, se ha presentando el trabajo que se irá realizando entre esta sesión capitular y la siguiente. Todas bajo el mismo esquema de trabajo: un desafío asumido (con un planteamiento previo y un título del desafío asumido), unas preguntas generadoras y una planificación de la composición del proyecto.

La sesión asamblearia ha planteado aclaraciones y sugerencias a los miembros de cada uno de los proyectos que se van ha realizar y se han ido votando una a una.

Tras la votación y aprobación de las últimas actas del Capítulo, el Hermano José Román Pérez ha cerrado esta sesión agradeciendo a todos su trabajo y si implicación y emplazándalos a seguir por este camino en este periodo intersesiones que tendrá continuidad en la próxima sesión plenaria en julio de este año.